Crimen y Castigo

A unas horas de salir de la cárcel, dictan nuevo auto de formal prisión contra presunto asesino de Paulina Camargo

- Foto: Especial

Ahora el joven es acusado por el delito de homicidio simple intencional agraviado,  cuando originalmente libraba un proceso por feminicidio. Sus familiares acusan que esto es ilegal pues usan las mismas pruebas que han desechado ya, gracias a cuatro amparos

Por Edmundo Velázquez / @mundovelazquez

/ Ciudad de Puebla

El Juez Tercero de lo Penal,  Francisco Javier Castillo Martínez, dictó un nuevo auto de formal prisión en contra de José María Sosa Álvarez, acusado por el homicidio de Paulina Camargo Limón.

La medida se tomó justo este día, cuando la familia de José María Sosa esperaba la salida de su hijo, después haber ganado ya cuatro amparos que echaban abajo las pruebas que la Fiscalía General del Estado utilizó. 

Ahora a “Chema” Sosa se le acusa del delito de homicidio simple intencional en agravio en contra de Paulina Camargo Limón, quien se encuentra desparecida desde el 25 de agosto del 2015.

Según detalló Luis Alberto Sosa, padre de “Chema”, el juez tomó en consideración pruebas que ya se consideraban ilícitas gracias a una serie de amparos ganados ante el Poder Judicial Federal. El joven libraba un proceso por el delito de feminicidio, por lo que decidieron sumarle un nuevo crimen.

Desde mayo del 2016 la familia Sosa esperaba que el joven veracruzano saliera de prisión después de que ha ganado ya cuatro amparos, entre ellos los siguientes:

El 1696/2015 que ordena entregar el departamento, propiedad del abuelo del joven, donde supuestamente habría ocurrido el homicidio de Paulina; este recurso fue otorgado por el Juez Segundo de Distrito.

El 1184/2015 en el cual se demuestra que se violentó el debido proceso del joven a ser juzgado y en donde se plantea que se dé acceso a su nueva defensa liderada por el abogado Gerardo García Pérez, quien acusó estaba siendo bloqueado.

El tercer amparo, el 326/2016, por el delito de falsedad de declaraciones. Y un cuarto amparo, el 1890/2015, se inició contra el auto de formal prisión por los delitos de homicidio y de aborto en un juzgado federal de Acapulco, Guerrero, y que también fue resuelto a su favor pero fue apelado y se encontraba en revisión desde el Ministerio Público adscrito al Penal de San Miguel

La familia de “Chema” Sosa ha insistido que la Fiscalía de Puebla y el Poder Judicial han intervenido para que el joven no salga en libertad, esto a pesar de que no existe cuerpo del delito y Paulina Camargo se encuentra en calidad de desaparecida.

La investigación que lleva a cabo la Fiscalía General del Estado sobre el caso está plagada de inconsistencias, empezando porque el cuerpo de Paulina Camargo no fue encontrado. Los videos de la cámara de seguridad que inculpan a su novio muestran una fecha equivocada, las autoridades le han negado a la defensa integrar nuevas pruebas al expediente, la última geolocalización de la víctima no coincide con el lugar del crimen, el inculpado acusa tortura y la mecánica del crimen es endeble.

Estas son las inconsistencias que ha recopilado PÁGINA NEGRA:

1.  Video que incrimina a José María Sosa tiene fecha del 24 de agosto del 2015

Según copias del expediente 613/2015 el video donde aparecen José María Sosa y Paulina Camargo en la zona de Plaza del Sol, la fecha en que se grabó es el día 24 de agosto de 2015. Al respecto, la Fiscalía en el expediente únicamente señala que “por un error de configuración”  no aparece la fecha en que Paulina está desaparecida y la cual es el día 25 de agosto del 2015.

La defensa de José María Sosa ha insistido en que esta prueba no cuenta con una explicación que de fe del error de configuración, ni el Ministerio Público presentó a un experto que consolide lo asegurado con el video.

Sin embargo, esta prueba fue definitiva incluso para que el Poder Judicial Federal revocara la solicitud de un amparo realizado por la defensa de “Chema”, mismo que hoy se encuentra en revisión por el Segundo Tribunal Colegiado.

2.  Geolocalización no coincide con declaración de “Chema”

La recreación de los hechos, de acuerdo a la declaración obtenida por la Fiscalía, señaló que José María habría llevado a Paulina a su departamento, la habría asfixiado con una llave de full contact y luego la habría colocado en dos bolsas de basura cerradas con cinta adhesiva.

A continuación habría dejado el cuerpo en un contenedor de basura de la 55 Oriente y la avenida Blas Chumacero. Dentro de las bolsas, supuestamente, habría dejado el equipo celular de la joven. Se temía que el cuerpo fue trasladado al basurero de Chiltepeque, donde las autoridades poblanas buscaron por semanas sin éxito.

Como informó PÁGINA NEGRA, la última geolocalización de Paulina Camargo el 25 de agosto de 2015 se ubicó en la calle San Cristóbal, de la colonia Insurgentes, justo en sentido contrario a lo establecido en la declaración inicial de José María Sosa.

3.  Declaración de José María Sosa fue obtenida bajo tortura

El testimonio de Chema Sosa habría sido obtenido mediante tortura. De acuerdo con fuentes de PAGINA NEGRA, los agentes ministeriales Miguel González, Yolanda Nieva y Manuel Alonso admitieron entre funcionarios de la Fiscalía que el joven fue severamente torturado para aceptar que dio muerte a la joven embarazada de 18 semanas.

Miguel González fue el agente ministerial a cargo del interrogatorio y aseguró que "Chema aguantó los chingadazos como pocos". El ministerial fue titular de la investigación y amenazó a José María con hacerle daño a su familia en caso de no admitir el homicidio de Paulina.

En la tortura, José María fue atado con vendas para no dejar marcas en su piel y usaron dos bolsas plásticas para torturarlo. El ministerial admitió entre sus compañeros de la Fiscalía que el joven rompió las bolsas con los dientes.

4.   Acreditan muerte de Paulina Camargo con un dictamen dudoso

La versión de Chema antes de ser detenido fue que la joven habría tomado un taxi y desparecido en el. Sin embargo, la entonces PGJ estableció tras detenerlo una nueva versión. En ella José María aceptó darle muerte a Paulina y dejar sus restos en un contenedor de basura; con esto  se temía que el cuerpo de la joven estuviera en el basurero de Chiltepeque.

Tras semanas de búsqueda el cuerpo no apareció.  Según Víctor Carrancá, titular de la Fiscalía General del Estado, el cuerpo de Paulina se habría desintegrado. La Fiscalía únicamente presentó el dictamen de "desintegración del cuerpo" pero no aprueba elementos que sirvan para la "declaratoria de inexistencia de una persona".

El Código de Procedimientos Civiles en Materia Penal, en el capítulo dedicado al cuerpo del delito, específica que debe existir acreditación de los restos o un cadáver, acta de defunción y la respectiva necropsia para dictaminarlo en caso de un homicidio.

COMENTARIOS