Miércoles, 22 de Marzo de 2017

El morenovallismo y Facundo Rosas, el origen del robo de combustible en Puebla

Por Viridiana Lozano / /
El morenovallismo y Facundo Rosas, el origen del robo de combustible en Puebla
Foto: Especial

Guiapara interior viri

Cuando Facundo Rosas puso un pie en Puebla como secretario de Seguridad Pública lo primero que vio fue la mina de oro con el negocio del robo de combustible.

En los dos años que le duró el cargo logró tender una red de huachicoleros que incluía al crimen organizado, pobladores y hasta policías.

Por la protección de los llamados chupaductos, Facundo Rosas recibía millones de pesos. Solo 10 millones del “Tigre de la Sierra”.

En julio de 2015 dejó la dependencia tras el escándalo por el robo de hidrocarburo el que se vieron involucrados dos altos mandos de su corporación.

Facundo permaneció oculto como asesor del exgobernador Rafael Moreno Valle.

Salió de la Secretaría de Seguridad Pública pero dejó sembrada la semilla del huachicol que hoy se ha crecido en la zona del llamado Triángulo Rojo y que parece estar alcanzando ya la capital del estado.

Facundo Rosas permitió la incursión de Los Zetas y el Cartel Jalisco Nueva Generación para construir una estructura piramidal en la que ambos grupos están a la cabeza.

En esta pirámide estos grupos del crimen organizado manejan solo unas cuantas bandas que tienen “permitida” la extracción del combustible en tomas clandestinas.

Ellos, a su vez, tienen a otros seleccionados a quienes venden el hidrocarburo y que se encargan de comercializarlo en sus niveles más bajos para su venta ilegal.

Con el cambio de gobierno, y ahora sí con la salida de Facundo Rosas de la administración morenovallista, se ha planteado un combate frontal al robo de combustible.

Lamentablemente la forma en que sucedió pareció causal y no organizada a propósito.

El operativo Encrucijada que dio un golpe a Los Zetas fue causado por la ejecución de tres elementos de la FISDAI.

Según el mismo Fiscal dio a conocer, estos tres hombres estaban en Atzizintla en una investigación por secuestro y fueron emboscados.

Luego de que sus cuerpos se encontraron en Minatitlan, Veracruz, la furia se desató.

En un mega operativo se logró la detención de 87 personas, entre ellas el alcalde, cinco policías estatales, y regidores que ya fueron puestos en libertad.

¿El gobierno no sabía de la operación y colusión del alcalde con el crimen organizado?

¿O lo dejaron pasar hasta que no les mataron a tres de sus elementos?

Este enfrentamiento es seguramente el primero de muchos que se desplegarán en un intento por replegar a los ladrones de combustible.

Al interior de las fuerzas policiacas y los equipos de inteligencia ven una fortaleza: que Chucho Morales NO está coludido con el crimen organizado.

Pero una gran debilidad es que la Policía Estatal tampoco tiene la capacitación para enfrentarse a este tipo de delincuentes.

Seguramente, no es un deseo, habrá más policías caídos. 

ANTERIORES