Saturday, 19 de January de 2019

Municipios

Este es el contrato abusivo que Pierdant impuso en Puebla para el servicio de bicicletas públicas

- Foto: Especial

Durante los 10 años que opere en el estado, la empresa explotará los espacios publicitarios, estará exenta del pago de derechos y no debe entregar concesión alguna al Ayuntamiento de Puebla 

Por Karen Meza/ @KareMeza / / Puebla, Puebla

La empresa Cycloshare, propiedad del empresario Ricardo Pierdant, estableció cláusulas abusivas para proveer el servicio de bicicletas públicas en el municipio de Puebla. De acuerdo con el contrato de 10 años la empresa podrá explotar durante este tiempo la venta de los espacios publicitarios, estará exenta del pago de derechos, no deberá entregar alguna contraprestación al Ayuntamiento de Puebla, tiene la opción de extender a 20 años la concesión y la posibilidad de vender toda su infraestructura al gobierno a precio comercial una vez que termine el contrato.

Ha pasado más de un año desde que Cycloshare firmó con el Ayuntamiento de Puebla el contrato para el servicio de bicicletas públicas y aún no ha podido arrancar el proyecto. Los regidores acusan que la empresa se negó a entregar un contrato de trabajo y las áreas para el estacionamiento de las bicicletas habilitadas en el municipio y que ya se encuentran destruidas.

CENTAL hizo una revisión del contrato y constató que existen una serie de cláusulas abusivas que favorecen a Cycloshare en la prestación de servicios, por lo que la operación de las bicicletas públicas en Puebla podría convertirse en un negocio bastante rentable para el amigo de la pareja presidencial, sobre todo, porque será el servicio de bicicletas públicas más caro en todo el país.

El primer abuso del empresario ligado a Angélica Rivera es el notario retraso de la implementación del servicio, toda vez que primero se anunció que iniciaría en julio de 2016, después el exalcalde de Puebla, Tony Gali, dijo que iniciaría en noviembre, y la semana pasada el regidor panista Adán Domínguez señaló que será hasta enero de 2016.

El diario nacional Reforma reveló que Cycloshare, a quien el Ayuntamiento de Puebla le entregó la concesión en julio de 2015, es propiedad de Ricardo Pierdant. Este empresario es señalado por haber prestado uno de sus departamentos en Miami a la esposa del Presidente de la República, Angélica Rivera, y pagar el predio de otro inmueble por 29 mil 700 dólares. Reforma sugirió que el contrato de las bicicletas públicas fue entregado a Grupo Pierdant como un favor para con el presidente, Enrique Peña Nieto.

CENTRAL tuvo acceso a la concesión firmada por el Ayuntamiento y Cycloshare en la que destaca que el representante legal es su hermano Francisco Pierdant Grunstein.

Las cláusulas abusivas que logró el amigo de Angélica Rivera

En el contrato se entregó a Cycloshare el servicio de bicicletas públicas en el municipio de Puebla durante 10 años. La empresa realizó una inversión de 72 millones 298 mil 279 pesos —para la compra de bicicletas y vehículos de supervisión—. Estos recursos serán recuperados con la renta de las unidades y la venta de publicidad en las bicis y los kioskos de servicios.

Tendrá derecho a explotar el sistema de bicicletas públicas y a recuperar durante la vigencia de la presente concesión, la inversión total que hubiera realizado por la instalación, puesta en marcha y operación del sistema de bicicletas públicas, más la ganancias generadas por la operación eficiente”, señala la cláusula 3.3.

La primera cláusula abusiva es la falta de contraprestación por la concesión de las bicicletas públicas, es decir, Pierdant no tendrá que pagar un solo peso al  Ayuntamiento por haberlo favorecido con el negocio que durará al menos 10 años. En otras obras concesionadas en Puebla, como la privatización de las carreteras de cuota, sí se ha exigido una contraprestación.

El segundo abuso consistió en que Cycloshare exigió la explotación de la publicidad en las bicicletas, los puertos de anclaje y kioskos de servicio, esto quedó establecido en la cláusula 2.1 del contrato en poder de este medio de comunicación. Además, la empresa quedará exenta de pago de derechos por la publicidad.

Recibir por parte del municipio los permisos municipales para fijar y vender  publicidad en cualquiera de los equipos del sistema de bicicletas públicas, tales como estaciones, barras de anclaje y bicicletas y percibir directamente y sin descuento alguno, dichos impuestos; así como la exención del pago de derechos relacionados con dichos permisos municipales”.

Otro de los abusos establecidos en el contrato es que Cycloshare podrá recuperar su inversión inicial al final de la concesión, pues se señala que el gobierno podrá comprarle la infraestructura y bicicletas a precio comercial al momento de la venta.

Cycloshare podrá pedir también la ampliación de la concesión, hasta por 20 años, si surge cualquier cambio en el proyecto que afecte sus ganancias como: falta de demanda por parte de los usuarios o incremento o disminución del número de estaciones.

El incremento del contrato también sucederá si se demuestra que el servicio es eficiente:

Dentro de los seis meses previos al vencimiento del plazo de la Concesión, el concesionario podrá solicitar prórroga a la concesión (…) siempre y cuando se demuestre que el servicio es eficiente”, dice la cláusula 3.2.2

Por si fuera poco, en la cláusula 3.5 se obliga al municipio de Puebla a realizar las “obras de adaptación” para el funcionamiento de las bicicletas.

Esta empresa fue elegida por el Cabildo del Ayuntamiento de Puebla con el argumento de que era la única, entre las que concursaban, que no solicitaba una contraprestación. Sin embargo esto resulta un beneficio para Cycloshare, pues no debe desembolsar sus recursos para entregar dinero al municipio, como sí sucede con otras obras en la entidad, como la privatización de las carreteras de cuota entregada a Pinfra.

Cycloshare abusó del Ayuntamiento y lleva un retraso en la implementación del proyecto

Fue en julio de 2015 cuando el Ayuntamiento de Puebla en Sesión de Cabildo aprobó entregar la operación del servicio de bicicletas públicas a Cycloshare. Ha pasado más de un año desde entonces y el proyecto no ha comenzado.

El exalcalde Tony Gali dijo que todo estaría operando para julio de 2016, y recientemente el presidente de la Comisión de Movilidad Urbana, Adán Domínguez dijo que la fecha establecida para el arranque es el 5 de enero de 2016.

Los puertos de anclaje fueron construidos en el municipio desde hace seis meses, por lo que en varias calles ya están destruidos, Cycloshare dijo que ellos cubrirán los costos por reconstrucción.

    

Proyecto implementado por partes

El regidor Adán Domíguez dijo que Cycloshare comenzará a operar el 5 de enero, pero solo la primera fase del proyecto, que comprende: mil 50 bicicletas, 69 kioscos, 138 paneles delimitadores, una oficina, un remolque y tres vehículos.

El Ayuntamiento no ha informado hasta cuándo se establecerá la segunda etapa, en la que se implementará la segunda parte del proyecto, ni si estas modificaciones podrían ser causales para incrementar el tiempo de concesión, que es de 10 años. 

COMENTARIOS