Martes, 23 de Mayo de 2017

"No debí comerme eso": Comer con culpa

Por Betzabé Vancini / /

betza identifi

¿Cuántas veces te ha pasado que comes algo delicioso e inmediatamente empiezas a sentirte culpable por haberlo comido? "No debí comerme ese pastel", "Mañana tendré que hacer el doble de ejercicio", "Eso tenía como mil calorías". La cultura occidental actual está enfocada a un estilo de vida 'fit' y aparentemente más sano, pero también nos orilla a sentir culpa por lo que comemos.

Si bien es importante procurar tener una alimentación balanceada, sin duda la comida es uno de los mayores placeres de la vida y hay que disfrutarla como tal. La gastronomía es una experiencia completa de color, olor, sabor y textura que deleita todos nuestros sentidos y estimula el cerebro produciendo endorfinas y serotonina. Una comida deliciosa puede ayudar a aligerar la depresión y a proporcionarnos una sensación profunda de bienestar.

La culpa por la comida puede llevarnos a padecer trastonos alimenticios como anorexia, bulimia y vigorexia, además de entristecernos. Llevar una dieta rígida y estricta nos hará sentir infelices.

¿CÓMO SABER SI TENEMOS UN PROBLEMA CON LA COMIDA?

Comes por ansiedad y te das un "atracón" sin haber sentido realmente hambre.

Confundes el hambre con antojos específicos como alimentos saturados en azúcares o grasas.

Cuando tienes algún vacío emocional -tristeza, desamor, estrés- y lo compensas con comida o bebida.

Después de comer lo que querías, te arrepientes y piensas que no lo hubieras comido o incluso te sientes mal con tu persona.

Cuando después de comer te pesas o miras tu cuerpo en el espejo desaprobándote.

Juzgas lo que comen otras personas y se los haces saber de manera desagradable: "En serio ¿te vas a comer todo eso?".

Haces dietas extremas e inconstantes y sin supervisión médica.

Cuando comes de manera compulsiva por "temporadas" -Navidad, vacaciones, ciertos meses del año o periodos del mes-.

Comes chatarra más de 5 veces por semana y no llevas un horario para tu alimentación.

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN?

Asistir con un profesional especialista en nutrición que te oriente sobre la alimentación adecuada para tu peso, estatura, edad y condición física. Un profesional te guiará adecuadamente para que establezcas un orden en tu alimentación sin sentirte infeliz y hacer enormes sacrificios.

Recuerda que una dieta equilibrada y adecuada para ti te dará oportunidad también de darte un buen gusto de vez en cuando y no poner en riesgo tu salud. Es importante aprender a comer de tal manera que conserves tu salud y que te sientas bien contigo mism@. Disfrutar la buena comida es parte de la vida y no se contrapone con un estilo de vida saludable.

ANTERIORES