Domingo, 25 de Junio de 2017

Todos contra Jorge Aguilar

Por Viridiana Lozano / /
Todos contra Jorge Aguilar
Foto: Especial

Jorge Aguilar Chedraui llegó en 2014 al Congreso de Puebla en la cúspide del poder político.

El PAN acababa de ganar la elección con Tony Gali como candidato y Aguilar era uno de los operadores principales del morenovallismo gracias al trabajo que hizo como titular de la Secretaría de Salud.

La fortuna que acuñó con la mafia en la Secretaría de Salud, revelada por Cambio, además, lo puso al nivel económico de los morenovallistas.

Ahí se fregó la cosa, al nuevo rico, exsecretario de Salud y líder de la bancada del PAN se le subió el poder a la cabeza.

Se convirtió en pedante y mandón.

Saboteó a sus compañeros de bancada, siguió ordenando en Salud, se vendió como uno de los principales operadores del morenvoallismo y se ganó todos los odios.

Desde el alcalde Luis Banck, cuyo puesto estaba seguro que se merecía, hasta el gobernador Tony Gali, cuyo puesto también estaba seguro que se merecía.

Pero su descenso comienza con el nuevo gobierno.

La orden está dada, Mario Rincón tiene una sola encomienda: bajar a Jorge Aguilar al nivel que le corresponde.

No es una tarea difícil con tantos en su contra.

La permanencia de Jorge Aguilar como líder de la bancada del PAN pende de un hilo, basta que el dirigente nombre a un nuevo coordinador ¡y listo!

La pelea en este momento es por la presidencia de la Comisión Inspectora, todo parecÍs indicar que sería de Mario Rincón, aunque Aguilar pelea porque al menos se quede Germán Jiménez.

Que porque él sí es líder de bancada y, según declaró, es un puesto digno de un líder de bancada, aunque sea de un partido pitero.

Claro, si por azares del destino Rincón se convierte el “líder de bancada” ahora sí tendría el nivel para presidir tan importante comisión.

Susana Riestra, quien a diferencia del papel que jugó su hermano en la anterior legislatura, mantiene un bajo perfil, estaría muy contenta.

Jorge Aguilar le puso tremenda gritoniza cuando la legisladora se atrevió a comunicarse directamente con Luis Maldonado sobre los temas de su Comisión de Gobernación.

Pero Susana va a salir damnificada, porque si Rincón no va a la Inspectora, se irá a Gobernación, la comisión más importante ddel Congreso y ella quedará "bailando".

También Salvador Escobedo, a quien Aguilar le saboteaba todas las reuniones de la Comisión de Desarrollo Social, porque decía que le tenía que pedirle permiso para convocarla.

Todos estarían felices de ver a Jorge Aguilar regresar a sus orígenes, convertirse en un diputado local común y corriente.

Porque cuando escaló, cuando creyó que ya era tan grande como para ser gobernador, pisó varias cabezas.  

 

ANTERIORES