Wednesday, 18 de October de 2017

Antes de que terminara el morenovallismo, Martha Erika tuvo su pago de cuotas

Por Viridiana Lozano / /

Antes de que su esposo Rafael Moreno Valle dejara la gubernatura, Martha Erika Alonso comenzó a imponer a sus alfiles en distintas áreas de la administración pública.

La próxima candidata del PAN al gobierno en 2018, tuvo su momento de protagonismo ayer cuando el Congreso le aprobó dos cuotas de magistrados del Poder Judicial.

Gabriel Marcos Moreno Gavaldón, ex director de asistencia jurídica del DIF y uno de sus operadores principales dentro de esta dependencia.

También Raymundo Israel Mancilla, quien ganó su confianza cuando en 2011 se encargó de la operación para inflar el padrón de militantes del PAN y entregar el partido al morenovallismo.

En un dos por uno, Martha Erika les pagó un favor y los colocó en posiciones estratégicas que servirán para su lanzamiento como la siguiente gobernadora.

Además, la esposa del ahora exgobernador entregó notarías a las mujeres que mejor operaron dentro del DIF su posicionamiento al interior del estado: Claudia Álvarez Acosta, Angélica Zacaula y Jenyffer Legnar.

Gabriela Sierra Palacios es otra de las mujeres de su confianza que, gracias a su impulso, logró colocarse como comisionada del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

La dirigente, de facto, del PAN en Puebla intentó también seguir operando el DIF Estatal, que durante el gobierno morenovallista hizo las funciones de Desarrollo Social, cartera que históricamente se entrega a los sucesores.

De 2011 a 2015 tuvo un presupuesto de 3 mil 569 millones de pesos, más que en lo que en ese mismo periodo de tiempo logró acumular la secretaría de Desarrollo Social y la de Desarrollo Rural y Ordenamiento territorial.

Su presupuesto quintuplicó los 2 mil 262 millones de pesos que en 12 años juntaron las esposas de Mario Marín y Melquiades Morales.

Alonso hizo un acuerdo con Dinorah López para que la esposa del nuevo gobernador colocara a alguien de su confianza en la dirección, a cambio de que Martha Erika conserve las cuotas que ella desee en los puestos directivos y las delegaciones al interior el estado.

Mientras todos fijamos la vista en el gobernador que se va, Moreno Valle tiene sus ojos en Martha Erika para perpetuarse por seis años más en la gubernatura. 

 

ANTERIORES

Publicidad

Publicidad

Loading...