Domingo, 25 de Junio de 2017

Con 5 partidos para el olvido, Valiño tiene un pie fuera del Puebla y un español podría ser su remplazo

Por Randolph Kraker / /

Señores aficionados del Puebla, ¡no se dejen engañar!

Si bien el pasado miércoles los camoteros rompieron la mala racha y ganaron su primer partido en lo que va del 2017, lo mostrado por la escuadra dirigida por Ricardo Valiño frente al Atlas en la Copa MX, no es ni remotamente lo que se espera de este plantel en el presente semestre.

Un partido gris, con poca profundidad, nula conjunción entre las líneas, una defensa desordenada y jugadores extranjeros que aún no se acoplan al resto del equipo, fueron algunas de las deficiencias que dejaron ver los de la Angelópolis.

Eso sin contar la brutal entrada del uruguayo Gonzalo Ramos -quien parece ser otro de los petardos estilo Ezequiel Rescaldani que acostumbra traer el Puebla-, la cual provocó que el juvenil rojinegro, Diego Cruz saliera lesionado de la rodilla izquierda.

Aunque para su buena fortuna, el conjunto poblano sacó los tres puntos y calmó ligeramente la marea de críticas que traían sobre su espalda.

A pesar de corregir el camino en la Copa, donde no hay que olvidar que la semana pasada consiguieron un vergonzoso empate ante los Mineros de Zacatecas, sí, LOS PODEROSOS MINEROS DE ZACATECAS, la verdadera preocupación de Valiño debe ser la Liga MX, pues el mal inicio que han tenido sus dirigidos, sumado al buen arranque de Veracruz y Monarcas, los tienen inmersos peligrosamente en el tema del descenso.

Pero quizás la derrota en casa ante Monterrey, la goleada en Tijuana frente a Xolos, y el espantoso empate a cero goles contra Querétaro el pasado domingo en el Cuauhtémoc, no es lo que más incomode al timonel argentino.

Los malos resultados en este certamen, además de no haber cumplido el objetivo de clasificar a la liguilla en el torneo de Apertura, tendrían con un pie fuera al sudamericano.

Así es, una vez más los genios del futbol con el apellido Chargoy cortarían otro proceso en el banquillo, tal y como botaron por la puerta de atrás a José Guadalupe Cruz (Campeón de Copa MX en el Clausura 2015) y a Pablo Marini (metió al Puebla a la Copa Libertadores 2016 y lo regresó a una liguilla después de seis años).

A mi parecer, Valiño no es el máximo responsable de la debacle, y mucho menos debe ser señalado como el autor de las decisiones al vapor que se toman desde arriba. Es un tipo serio, trabajador y ecuánime que ha logrado solventar medianamente la difícil situación de dirigir a la plantilla más barata del futbol mexicano.

Uno de los nombres que más suena como remplazo es el del español Sergi Barjuán, quien fue pieza clave en el Barcelona dirigido por Johann Cruyff en la década de los noventas.

En su trayectoria como entrenador desde 2009, Barjuán ha dirigido a equipos juveniles del Barcelona, al Recreativo de Huelva y al Almería, todos en su país natal, y tal y como lo afirman varios diarios ibéricos, su futuro podría estar en el futbol mexicano.

Fuera de quién llegue a dirigir a la escuadra camotera, o si se le da la confianza y continuidad a Ricardo Valiño, hay algo que queda muy claro: el descontento generalizado de la afición es contra los actuales directivos del club que han hecho con su historia de más de 70 años, lo que se les ha dado la gana.

Hasta aquí, los Apuntes del DT.

ANTERIORES